El presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias, descartó ayer aplicar un recargo al recibo de la luz, pese a que Madrid permitirá hacerlo a las comunidades autónomas a partir del próximo año. El presidente, que acudió ayer a la tradicional comida con todos los alcaldes de la provincia de Zaragoza, dejó claro que su equipo de gobierno no aceptará el caramelo del Gobierno central y no gravará la energía eléctrica el próximo año. "De momento, podemos mantener nuestras inversiones sin necesidad de incrementar los combustibles ni la luz", aseguro Iglesias. La comunidad aragonesa también dispone de autonomía para recargar el precio de la gasolina, pero el presidente subrayó que tampoco aumentará, al menos, el próximo año, cuando se cumple el fin de la legislatura. Respecto a lo que pase a partir de mayo del 2007, tras las elecciones autonómicas, Iglesias prefirió no pronunciarse. "Mientras he gobernado yo he cumplido el compromiso de no incrementar la presión fiscal. El próximo año, los aragoneses tienen que elegir", dijo.