El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha incoado diligencias previas para admitir a trámite una querella contra el presidente del Santander Central Hispano, Emilio Botín, y otros 21 consejeros y antiguos ejecutivos de la entidad, entre ellos el exgobernador del Banco de España y miembro del consejo de administración, Luis Ángel Rojo, por una supuesta apropiación indebida de 4.507 millones de euros pertenecientes a Banesto.

La querella la interpuso el pasado día 9 el exconsejero de Banesto Rafael Pérez Escolar --condenado en el juicio posterior a que en el año 1993 fuera intervenida la entidad--. Acusa a los ejecutivos de 11 delitos, entre ellos apropiación indebida, falsedad en las cuentas anuales y en documento mercantil, revelación de secretos y uso de información privilegiada.

La querella también alcanza al expresidente de Bankinter Jaime Botín; el expresidente de Banesto Alfredo Sáenz Abad; su actual presidenta, Ana Patricia Botín; y otros 17 ejecutivos que tuvieron responsabilidades en este banco tras su intervención. En la querella, Pérez Escolar acusa a todos ellos de "urdir maniobras" para apropiarse indebidamente de 750.000 millones de pesetas (4.507 millones de euros) de Banesto, sobre cuyo paradero "no han dado la menor información a los accionistas, a Hacienda o al mercado".

En un auto del pasado viernes, Garzón señala que los hechos revisten "características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal".