Los trabajadores de la empresa Premón, dedicada a la fabricación de hormigón y áridos, retomaron ayer la actividad tras 21 días de huelga. El origen del conflicto estaba en el pago de primas por productividad, algo a lo que ayer se encontró solución tras la mediación del consejero de Industria, Arturo Aliaga.

El acuerdo se produjo en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) y fue ratificado por los trabajadores en asamblea. Al acto asistieron Jesús García Duque, secretario general de UGT en Teruel.

Hasta las once de la noche de lunes estuvieron reunidas las partes para acercar las posturas. Finalmente, el acuerdo recoge el mantenimiento del convenio de la construcción con una salario de 1.500 euros, incluído un plus de disponibilidad anual, a excepción de los días en los que los trabajadores estén es situación de Incapacidad Laboral Transitoria y un plus de productividad fijo en 800 euros mensuales, así como uno variable de productividad, mas las horas extraordinarias.

La empresa ha dado capacidad de respuesta a sus clientes derivando sus contratos hacia otras empresas del sector, con el consiguiente perjuicio económico derivado de la no producción y la diferencia del coste efectivo por el producto.