El endeudamiento de las familias españolas marcó un nuevo récord en el primer semestre y se situó en 772.512 millones de euros. Esta cifra equivale a más del 82% del producto interior bruto (PIB) y supone un incremento del 19,4% en relación con el mismo periodo del 2005, según datos del Banco de España. Es la primera vez que la deuda de los hogares supera el 80% del PIB. El mayor incremento de la deuda proviene de los préstamos a largo plazo, con un incremento del 21,2%, entre los que destacan por encima de todos las hipotecas para financiar la adquisición de una vivienda.