La externalización de actividades en la planta de General Motors (GM) España puede convertirse en un tema espinoso difícil de resolver, ya que los secciones sindicales de la planta ven esta cuestión desde ópticas diferentes, tal y como demostraron en los consejos y asambleas que celebraron en la jornada de ayer.

De esta forma, una de las primeras tareas que tendrá que encarar el nuevo comité, que se constituirá mañana, será la de alcanzar un consenso que permita devolver la normalidad a la factoría de Figueruelas, después de que la dirección defendiese la subcontratación de actividades (módulo de puertas y salpicaderos) en las dos reuniones que se celebraron durante esta semana. En ambas se comprometió a devolver el turno de noche al 100% y apeló a la apuesta industrial por la factoría zaragozana, que fabricará tres modelos (Combo, Corsa y Meriva) a partir de marzo, tal y como pidió el comité el pasado 7 de septiembre, con los votos de UGT, CCOO y Acumagme. Sin embargo, la firma no descartó nuevas externalizaciones en el futuro. Un hecho que inquietó a los sindicatos, que ayer diseñaron su estrategia

DISCREPANCIAS UGT reunió por la mañana a unos 200 afiliados en el Centro de Formación Arsenio Jimeno, que respaldaron por unanimidad la propuesta del secretario general de la sección sindical, Pedro Bona. "Vamos a pedir a la empresa que los relevistas pasen a ser fijos a los cinco años (ahora deben transcurrir 10 años) con el objtetivo de que nos demuestre que apuesta por el empleo en la planta", señaló. Una postura que no demuestra carta blanca a la hora de externalizar, ya que "si cualquier subcontratación significa pérdida de empleo mostraremos una oposición frontal y adoptaremos medidas de presión", dijo Bona.

CCOO también celebró ayer su consejo de la sección sindical, en el que se consideró que "aunque la situación de la planta es positiva, tendemos al fin de los empleos estables y nos hace temer por el modelo que la empresa quiere para el futuro", afirmó el secretario del comité de empresa en funciones, Carlos Guerrero. Por eso, por el miedo a que haya más externalizaciones, CCOO planteará paros de dos a cuatro horas de duración.

Desde CGT se ha rechazado rotundamente cualquier tipo de subcontratación y, en su día, ya plantearon iniciar un plan de movilizaciones.

Una postura parecida llevará OSTA al comité del lunes. "Queremos alcanzar un acuerdo pero plantearemos concentraciones en la fábrica y paros de dos horas por turno", apuntó el secretario de la sección sindical, José López. USO y Acumagme no realizaron ayer asambleas ni consejos.