No hay mejor reclamo que ahorrarse hasta 45 céntimos de cada euro invertido. El atractivo fiscal singular de los planes de pensiones adquiere este año una enorme dimensión por los cambios en el impuesto sobre la renta (IRPF) que entrarán en vigor a partir de enero.

Las entidades financieras, que quieren aumentar las captaciones para incrementar el volumen total de patrimonio gestionado, inferior al del 2005, se vuelcan en explicarlo a los ahorradores que realizan una gran proporción de sus aportaciones en los últimos meses del año para beneficiarse de las ventajas tributarias de cara a la declaración de la renta.

Los cambios del IRPF, que regirán a partir de enero, son un nuevo gancho. "Este año existe la oportunidad de incrementar las aportaciones hasta alcanzar el tope permitido para aprovechar al máximo los cambios", explican fuentes de La Caixa. Según Hacienda, la aportación media que se deducen los contribuyentes es de 1.700 euros anuales.

APROVECHAR EL CAMBIO "Es un ejercicio para aportar el máximo posible", agrega Ramon Gras, de Banco Sabadell. En noviembre se aprobará en el Congreso la reforma fiscal. Con ella se suprimirá la reducción del 40% de la que se benefician hasta ahora las prestaciones de planes de pensiones cobradas en forma de capital. Esta reducción se mantendrá vigente hasta el 31 de diciembre.

La filosofía de la reforma tributaria es estimular el rescate de los planes mediante rentas periódicas o vitalicias. El cambio legal será también un gancho para mejorar una campaña floja y que arroja una rentabilidad media del 3,45% en el último año, pero que ofrece pérdidas en los planes más conservadores. El patrimonio acumulado hasta septiembre por los planes individuales --los que tienen más partícipes, con casi ocho millones-- fue 2.000 millones de euros inferior al de un año atrás.

Javier de Antonio, de Winterthur Vida y Pensiones, destaca que, en todo caso, "los planes de pensiones siguen siendo el producto más atractivo a largo plazo". De hecho este año aún mantienen el límite general de aportación deducible de 8.000 euros por partícipe y año. Esta cifra aumentará hasta los 10.000 el año que viene y a 12.500 euros anuales para los mayores de 50 años.

CAMPAÑAS DE CAPTACIÓN Winterthur ha comenzado la campaña de captación de planes de pensiones con premios a las aportaciones que van desde dinero en efectivo hasta el jamón de Jabugo con que obsequia cada año. La presente campaña se prevé especialmente llena de ofertas, con regalos de todo tipo, en dinero, así como en especie. Son precisamente estos obsequios los que ha criticado en más de una ocasión la dirección general de Seguros.

El organismo supervisor entiende que las entidades deben centrarse en reducir las comisiones que cobran a los partícipes. Algunas entidades, como ING Direct, hacen sus campañas comparando el dinero que acumulan muchas gestoras gracias a estas comisiones.

Según los datos ofrecidos por la dirección general de Seguros, la comisión media de mercado de los planes de pensiones individuales se sitúa en estos momentos en el 1,6%.