No solo las grandes compañías que cotizan en bolsa han dado el salto al exterior. Habitat está desde la década de los 90 en Suramérica y ahora va hacia los mercados europeos. "Tenemos dos grandes promociones de viviendas en Budapest. Nuestro objetivo es consolidarnos en Hungría y de cara al futuro, entrar en Rumanía", dice el consejero delegado, Fernando Cirera. Han abierto una delegación en China y compran tres edificios en Lisboa para construir un hotel. "Es inevitable salir. El crecimiento de la construcción en España tiene límite", apunta.

Landscape también ha salido. Según su director general, Salvador Grané, el grupo analiza si abre centros logísticos en los alrededores de París, el sur de Francia, el norte de Italia, Hungría y Polonia. En junio compró tres terrenos en Varsovia, por 15 millones de euros, para construir 870 viviendas de renta libre. Junto con Espais levantará un edificio de 30 plantas en Nueva York, con una inversión de 100 millones de euros. ¿La razón? "La elevada inflación de precios en España y el objetivo de situarse en países que pueden tener un nuevo ciclo alcista de la vivienda".