El Plan Prever empieza a pinchar. Este es el diagnóstico que realiza la Federación de Concesionarios (Faconauto) a la vista del descenso del 8,2% de las ventas de vehículos subvencionadas este año y que justifica su propuesta de duplicar las ayudas.

Faconauto ha presentado al Gobierno una propuesta para incrementar las subvenciones por achatarrar un coche y comprar otro de los 480,81 euros o 721,21 euros actuales a 900 y 1.200 euros. La cantidad más alta está prevista cuando el propietario da de baja un coche que funcione con gasolina con plomo y tenga más de 10 años de antigüedad.

"España ha tenido una inflación salvaje pero las dotaciones del Plan Prever tienen la misma ayuda de 80.000 pesetas, ahora en euros, que cuando se creó en 1997", afirma Antonio Romero-Haupold, presidente de Faconauto.

Los cálculos de Faconauto prevén que, incrementando las subvenciones del plan, el Gobierno salga ganando finalmente en cuanto a ingresos tributarios por la venta de coches. El mayor desembolso de las arcas públicas por las ayudas se vería compensado con un incremento de la recaudación del impuesto sobre el valor añadido (IVA) y del impuesto de matriculación gracias al efecto dinamizador que tendría la medida sobre un mercado automovilístico que registra un descenso del 2,5% hasta septiembre respecto al 2005.

PÉRDIDA DE EFECTIVIDAD Esta propuesta será analizada en el congreso de Faconauto que se iniciará el próximo martes. El presidente de la patronal de los concesionarios españoles considera que el Plan Prever es "una herramienta fundamental" que ha tenido un buen resultado, aunque empieza a mostrar síntomas de agotamiento en su efectividad por que la ayuda "ha perdido atractivo para el comprador".

Desde el año 1997 hasta el 2005, se dieron de baja un total de 2,6 millones de coches con ayudas del Prever, así como 240.000 vehículos industriales. En el periodo que va desde enero a septiembre de este año, se han realizado un total de 284.900 operaciones beneficiadas por las ayudas públicas, lo que representa una disminución del 8,2%, según destaca la asociación de fabricantes (Anfac).

La petición de Faconauto se produce cuando todavía no se conoce qué decisión tomará el Ministerio de Industria sobre el Prever para el 2007. Otro elemento a considerar para Romero-Haupold es que, sin estas ayudas, "las calles estarían llenas de coches abandonados que ahora se achatarran de forma controlada".

Desde el 2004, el Plan Prever de achatarramiento incluye subvenciones por la compra de un coche usado con menos de cinco años si se da de baja otro con más de 10 años. Esta ayuda ha contribuido al crecimiento de las ventas de turismos de ocasión, que ya han superado las matriculaciones de coches nuevos.

Los concesionarios españoles están potenciando las ventas de turismos usados para mejorar la rentabilidad, situada ahora en un beneficio medio del 1,8% sobre los ingresos. "No ganamos dinero vendiendo coches nuevos, sino con la financiación, la posventa y cada vez más con los coches usados", asegura el presidente de Faconauto.