LA INVERSIÓN productiva en España por empresas extranjeras está sufriendo un fenómeno de polarización entre las que se mantienen fieles y las que huyen. El crecimiento de la inversión en un 93% en el primer semestre fue insuficiente para compensar los cierres y ventas, que subieron un 96%. El resultado: salió más inversión de la que entró. E. P.