TRAS CASI un lustro de pérdida de rentabilidad, en el que el aumento de las llegadas de turistas era insuficiente para absorber el enorme incremento de oferta de plazas de los últimos años, en este ejercicio el sector hotelero español está volviendo a la senda de las ganancias y empieza a aplicar a sus precios subidas que superan el IPC. E. P.