Caja Inmaculada inauguró ayer su ciclo de conferencias titulado CAI en el siglo XXI, que reunirá todos los meses y durante los próximos cuatro años a las figuras más relevantes a nivel mundial del ámbito de la economía, la ética, el medio ambiente y las nuevas tecnologías. El sociólogo francés Alain Tourain fue el encargado de abrir el programa de este año (desde octubre hasta junio), dedicado al análisis de la globalización económica. Para este experto director de la Escuela de Altos Estudios de París --que llenó el aforo previsto--, su concepto de globalización enfrenta dos ideas, el capitalismo y el comunitarismo, y que, hoy en día, significa la ruptura extrema entre la economía y la sociedad.

"La única respuesta que se puede dar está en la sociedad de masas, la globalización de la comunicación y el consumo. Lo que ocurre es que no tenemos capacidad para que todos participen en esa sociedad de masas, hay millones de personas en fuera de juego", afirmó Touraine. Como solución, el pensador galo aportó la opción de dar prioridad al individuo como creador y garante de derechos, dándole más espacio y capacidad de intervención, además de reconstruir los vínculos sociales y las instituciones de más alto nivel.

Touraine también opinó sobre la llegada de inmigrantes: "Si hemos conseguido la libertad de mercado, de comercio, de ideas, de productos... ¿Por qué no también de gente?", consideró. Por último, el sociólogo francés, férreo opositor a las políticas neoliberales y defensor del Ejército Zapatista, dijo que el futuro empleo surgirá en dos sectores: la salud y la educación y el conocimiento.

Los inicios de la obra de Touraine se concentraron en el trabajo y la conciencia de los trabajadores, con base en los estudios de campo realizados en América Latina. En una segunda etapa, el sociólogo galo se ocupó de los movimientos sociales, sobre todo de las revueltas del mayo francés y los golpes de estado latinoamericanos. En los últimos tiempos, Touraine se ha dedicado al estudio del papel del sujeto como el principio central de la acción de los movimientos sociales. El director del ciclo, el profesor José María Serrano, definió a Touraine como "un verdadero pensador contemporáneo, un intelectual comprometido con su realidad y su tiempo".