Las cajas han comercializado ya en España más de 2.000 hipotecas inversas destinadas a proporcionar rentas a mayores de 70 años a cuenta de su vivienda propia.

Caixa Terrassa, una de las más activas, lleva 800 operaciones desde que lanzó su pensión hipotecaria hace un año, según explicó ayer su subdirector, Amadeu Guarch, durante unas jornadas en el salón Borsadiner. En los últimos meses se han sumado entidades a vender este producto, como Caixa Girona o Caixa Sabadell. La Caixa ha hecho unas 200 operaciones, que realiza con clientes que lo solicitan.

Ibercaja y Bancaja también tienen hipotecas inversas. En la mayoría de casos, un seguro, cuyo importe se detrae del crédito, garantiza el cobro de la renta en el caso de que los beneficiarios sobrevivan al plazo contratado.

La experiencia demuestra que el perfil de cliente es una persona de unos 80 años de media, con una vivienda urbana valorada en unos 300.000 euros --de los que se le otorga el 90%-- y que prevé percibir rentas durante unos 15 años.

El tipo de interés aplicable suele ser fijo, en torno al 6%. La operación se instrumenta como una línea de crédito de la que se hacen disposiciones, que acumula capital más intereses hasta el final del plazo pactado.