El presidente de la CAI, Rafael Alcázar, quiso transmitir "tranquilidad" respecto al boom inmobiliario que ha vivido España en los dos últimos años. "El año que viene se frenará un poquito y volverán las cifras normales de oferta de viviendas, unas 500.000 por año y no las 700.000 de los últimos tiempos, un ritmo exagerado", opinó. "La subida del euríbor será un freno a la demanda. Es más caro estar endeudado que no estarlo, lo contrario de lo que venía pasando", dijo.