El consejero de Agricultura de Aragón, Gonzalo Arguilé, dijo ayer que las propuestas de la Comisión Europea (CE) para reformar la Política Agrícola Común (PAC) y las subvenciones a los productores serían una "locura" para las Comunidades Autónomas.

Arguilé, que acompaña a la ministra española, Elena Espinosa, en el Consejo de la UE, se pronunció así sobre las propuestas que baraja la CE para una reforma de la PAC en el 2008, tales como desligar completamente las ayudas agrícolas de la obligación de producir y la supresión gradual de las cuotas lecheras en el 2013.

El consejero explicó a la prensa que en los países comunitarios se está empezando a aplicar la última reforma de la PAC, acordada en el 2003 cuya puesta en marcha ha supuesto mucho "estrés" por su complicación.

Indicó que en algunas autonomías ha habido problemas para aplicar el llamado "pago único", es decir, un tipo de ayuda para sectores como cereales, bovino o aceite que se da por explotación y es independiente del volumen producido.

Aseguró que Aragón ha sido una de las comunidades más adelantadas en este ámbito. Por este motivo, una nueva reforma sería "de locos", dijo el consejero.

LA REFORMA DEL VINO, POSITIVA Por otra parte, el consejero de Agricultura también valoró que "se ralentice" el debate entre los ministros de la UE sobre los puntos más polémicos de la reforma de la Organización Común de Mercado del vino.

Arguilé declaró a la prensa, a la entrada del Consejo de Agricultura, que es "positivo" que las discusiones sobre los puntos polémicos de la reforma, como el arranque masivo de viñedo o el fin de determinadas ayudas de mercado, se haya retrasado.