Cataluña es la comunidad autónoma con más inmigrantes y, por tanto, la que registra un mayor número de trabajadores extranjeros en situación de paro. Los servicios públicos de colocación contabilizaron en septiembre 139.637 inmigrantes en busca de un puesto de trabajo, de los que 31.023 estaban en Cataluña. Madrid con 22.475 parados extranjeros y Andalucía con 18.048 son las otras dos autonomías que siguen a Catalunya por número de inmigrantes desempleados.

La cifra de parados no nacionales ha aumentado casi un 16% en un año aunque este dato puede explicarse por que los inmigrantes ya no tienen reparo en acudir a los servicios públicos de empleo para buscar un trabajo. La regularización llevada a cabo por el Gobierno ha provocado también que estos trabajadores exijan sus derechos, por lo que el gasto del seguro del desempleo de este colectivo creció un 42% hasta los 66,2 millones de euros. De este total, 59,3 millones fueron prestaciones contributivas. Casi tres de cada diez inmigrantes que cobran el paro son marroquíes.