La nueva ley de reforma del mercado hipotecario regulará, por primera vez, la figura de la llamada hipoteca inversa. La nueva regulación pretende hacer más fácil, atractiva y barata esta forma de obtener una pensión complementaria de jubilación.

Así, la constitución de una hipoteca inversa estará libre del impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD), que en todas las autonomías tiene un tipo del 1%. Además, los costes registrales tendrán una bonificación del 90% y los aranceles se aplicarán en su modalidad más barata (documento sin cuantía), según el borrador legal que ha elaborado la dirección general del Tesoro, que encabeza Soledad Núñez. También se eliminan las penalizaciones en caso de cancelación por fallecimiento.

La exención del IAJD era una de las principales demandas del sector financiero de cara a la regulación de la hipoteca inversa, algo que también había planteado el grupo parlamentario de CiU. Para una hipoteca inversa con garantía inmobiliaria de 300.000 euros, por ejemplo, el IAJD supone un sobrecoste que puede rondar los 6.000 euros, ya que el 1% afecta a la suma total de préstamo, intereses y penalizaciones.