El consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, acordó ayer con el ministro de Comercio de Rumanía, Iuliu Winkler, la creación de un equipo de trabajo para analizar ejes de colaboración y fomentar intercambios empresariales en campos como la logística. Los parques tecnológicos es otro de los ámbitos de cooperación que plantea esta iniciativa, que contará con la participación de técnicos de ambos ejecutivos.

Larraz mantuvo en Bucarest una reunión de trabajo con dicho ministro, quien mostró un especial interés por la experiencia y proyectos del Gobierno aragonés en plataformas logísticas, concretamente en el modelo de la de Zaragoza (Pla-Za), así como en tecnología, energías renovables (aerogeneradores y plantas de biodiesel) e iniciativas como el holding Aramón dedicado al sector de la nieve.

Después, Larraz se entrevistó con el viceprimer ministro rumano responsable de las áreas de Cultura, Inversiones y Relaciones con la Unión Europea, Bela Marko, al que trasladó el deseo de que el Gobierno de Rumanía confirme su participación en la Exposición Internacional de Zaragoza 2008. Invitó asimismo a Marko a favorecer contactos empresariales y a conocer la realidad económica aragonesa con la visita a Pla-Za, Zaragoza Logistic Center y su modelo de colaboración con el Massachusetts Institute of Technology (MIT), o el Parque Tecnológico Walqa, proyectos por los que el Gobierno rumano mostró un especial interés, así como por los centros de investigación del Gobierno de Aragón.

COOPERATIVAS AGRARIAS Por otra parte, el equipo directivo de Aragón Exterior (AREX) se reunió con el secretario de Estado del Ministerio de Agricultura, Bosques y Desarrollo Rural, Istvan Toke, encuentro que se materializó en un acuerdo de intermediación que Arex va a desarrollar entre las empresas aragonesas y los organismos rumanos equivalentes a las cooperativas agrarias. Según el Gobierno de Aragón, Arex detectó que existen importantes oportunidades de negocio para las empresas aragonesas en Rumanía, especialmente en el sector de infraestructuras, el agrario y de desarrollo rural.

Esta circunstancia se enmarca en el hecho de que, a partir del próximo 1 de enero de 2007, Rumanía entrará a formar parte de la UE, lo que convierte a este país en una de las fronteras terrestres más importantes del territorio comunitario, y debido a que más de la mitad del presupuesto de la Unión es para desarrollo rural. En este sentido, destacan las oportunidades de negocio para las empresas aragonesas en el ámbito de maquinaria de construcción y obras públicas, maquinaria agrícola, equipos de riego para regadíos, deshidratadoras y fabricación de piensos o silos.

El titular de Economía del Ejecutivo aragonés mantuvo también una reunión con el embajador de España en Rumanía, Pablo García Berdoy. Posteriormente, Larraz visitó la oficina de Aragón Exterior en Bucarest, desde la que se gestionan las necesidades de las empresas aragonesas en este país del Este europeo y la atención a las compañías rumanas en sus relaciones económicas con la Comunidad, así como el proceso de selección de trabajadores en origen para el mercado laboral aragonés.