El Grupo Santander "no está interesado" en comprar el BBVA, como se ha rumoreado recientemente en el mercado, ni tampoco tiene la más mínima intención de vender Banesto, filial que "forma parte del núcleo del grupo". Así lo afirmó ayer el director financiero del Santander, José Antonio Álvarez, en la presentación de los resultados obtenidos en los nueve primeros meses del año, periodo en que el banco ganó 4.947 millones de euros, el 27,6% más que de enero a septiembre de 2005.

Sobre la supuesta compra de su máximo competidor, el BBVA, Álvarez se limitó a afirmar, en respuesta a una pregunta de los periodistas, que "ya dijimos en su momento que no estábamos interesados". Y Banesto, sobre el que se especuló que el Santander podría hacerse con lo poco que le falta para tener el 100% y venderlo para lograr fondos que servirían para comprar el BBVA, tampoco está a la venta, dijo Álvarez, que aseguró que las especulaciones "están muy bien, pero no tienen ningún fundamento".

En cuanto a la participación del grupo en el banco italiano San Paolo Imi (8,6%), Álvarez señaló que "todas las alternativas están abiertas", al tiempo que consideró que la fusión de la entidad transalpina con Banca Intesa es buena para sus accionistas.

RESULTADOS RÉCORD En el tercer trimestre del año, el Santander volvió a batir un récord de beneficios, con una ganancia de 1.731 millones y un crecimiento del 30%. La entidad espera lograr cómodamente el objetivo de ganar 6.500 millones de euros en el conjunto del año. La mejora de resultados se apoya en el incremento de la actividad comercial en España, en la aportación del Abbey (la filial británica ha ganado 743 millones), y en el crecimiento del negocio en Latinoamérica (que aporta el 35% del beneficio del grupo).

Álvarez confirmó la intención del grupo de seguir desinvirtiendo en los negocios que no son propiamente bancarios. El martes pasado se deshizo de su participación del 10% en Antena 3, que le reportó unas plusvalías de 300 millones de euros.

Respecto a Cepsa, el Santander "no tiene prisa" por vender la participación del 30,6% que posee en la petrolera, sino que "la venderemos al que nos pague mejor", dijo Álvarez, cuando "entendamos que obtendremos un precio adecuado para nuestros accionistas".

Sobre la financiación de la entrada de Acciona en Endesa, Álvarez detalló que el Santander ha financiado la compra del 10%, pero que temporalmente tiene los derechos sobre otro 9,9%, lo que le da derecho de voto en la junta de la compañía, aunque "habitualmente no suele participar". El papel del Santander es "simplemente de banquero".