El verano pasado marcó récords en el mercado de trabajo. La creación de 202.500 empleos permitió una reducción de la tasa de paro hasta el 8,15%, el mejor índice desde 1979, según la Encuesta de Población Activa (EPA). En el tercer trimestre, 72.000 desempleados encontraron trabajo y otras 130.600 personas se incorporaron al mercado laboral, con lo que la tasa de actividad alcanzó un récord del 58,44% de la población en edad de trabajar.

Entre el verano del 2005 y el tercer trimestre de este año, se crearon 704.600 puestos de trabajo, la misma cifra en la que se incrementó la población activa. Como resultado, el número de parados se mantuvo invariable en la comparación anual.

LA ECONOMÍA CRECE UN 3,8% El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que el ritmo de creación de empleo, del 3,6% anual, y la reducción del paro indican que el crecimiento económico se encuentra en un nivel no inferior al 3,8%. Los socialistas europeos elogiaron, en un comunicado, el "milagro económico español" que ha permitido reducir el desempleo hasta acercarse a la media de Europa.

La euforia del Gobierno y de sus compañeros de partido solo se vio empañada por el incremento de la tasa de temporalidad en dos décimas, hasta el 34,59%, pese a la entrada en vigor en julio de la reforma laboral que incentiva el empleo estable. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, sostuvo que el repunte de la temporalidad es habitual en el tercer trimestre y destacó que la subida fue inferior a la del mismo periodo del 2005.

En cambio, la subida de la eventualidad es, para el PP, una muestra del "fracaso" de las medidas impulsadas por el ministro de Trabajo. El sindicato UGT culpó a los empresarios por no aplicar la reforma laboral, mientras que CCOO advirtió de que la utilización "intensiva de la mano de obra temporal y precaria" dificulta la mejora. Además, las centrales rebajaron el optimismo al alertar de que el paro femenino (11,1%) casi duplica el masculino (6,02%). Entre los inmigrantes, el desempleo es del 10,85%.

Por edades, el paro solo subió entre los jóvenes de 20 a 24 años, con un aumento de 600 personas, hasta 284.300, mientras que en el colectivo de jóvenes de 16 a 19 años se redujo en 19.300 personas (hasta 148.900); en el de 25 a 54 años, en 49.600 personas (hasta 1.211.100), y en el de más de 55 años, en 3.700 personas (hasta 120.700). En cuanto al total de hogares, de los 15,97 millones existentes en España a finales de septiembre, 11,99 millones tenían al menos un activo --en 10,39 millones todos los miembros estaban ocupados--.