"¿Tenemos Gobierno en Aragón? ¿Por qué a la planta de Lérida le ha salido ayuda inmediata de la Generalitat de Cataluña?" Los trabajadores aragoneses de la empresa cárnica Primayor acusaron ayer a través de un comunicado de prensa al Ejecutivo autonómico de permanecer inmóvil ante el conflicto laboral desatado el pasado 31 de julio, cuando la compañía presentó un expediente de regulación de empleo que podría acabar con el cierre de la planta de Zaragoza y, como consecuencia, 144 personas perderían su puesto de trabajo.

En el comunicado, los empleados aragoneses cargan contra el al grupo Proinserga, propietario de la compañía cárnica, al que responsabilizan de la situación laboral en la que se encuentran: "Primayor ha sido utilizada para comprarles los cerdos a precios desorbitados y para tapar agujeros del resto de empresas de Proinserga".

En este sentido, la plantilla critica al grupo "por ofrecernos tras el conflicto lo mínimo estipulado por ley" y por el actual estado de abandono de los trabajadores de la comunidad: "¿Cómo es posible que llevándose las subvenciones de Aragón, ahora nos abandonen sin ninguna contrapartida?".