En el resto de España, además de las provincias integrantes de las comunidades autónomas citadas, Lérida, Guadalajara, Soria y Burgos presentan también las mayores tasas de ahorro, con cifras superiores al 18% de la renta. Por el contrario, las provincias andaluzas y gallegas son las zonas menos ahorradoras. En los últimos años, se observa un claro descenso en las tasas de ahorro de las familias que cada año gastan más dinero y disminuyen el ahorro, a pesar del materializado en vivienda. Precisamente, la adquisición de vivienda ha sido el principal motivo del aumento del endeudamiento de las familias, lo que ha supuesto un retroceso de su riqueza financiera (activos financieros menos pasivos financieros).