EL TRIBUNAL constitucional dio ayer la razón a Gas Natural al denegar el amparo a un trabajador que fue obligado a jubilarse a los 63 años por la compañía, que justificó la medida en la aplicación del convenio colectivo. El empleado, sin embargo, demandó a la empresa al entender que había sido despedido. E. P.