José Luis Rodríguez Zapatero defendió ayer la actuación de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, y negó cualquier responsabilidad del Gobierno en la crisis de Air Madrid. Alegó el presidente del Ejecutivo que, gracias a las inspecciones de la aerolínea ordenadas por la ministra, se evitó que los pasajeros corrieran riesgos.

Zapatero se refirió al caso de Air Madrid por una pregunta del líder del PP, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. Rajoy responsabilizó al Ejecutivo de la crisis, lo culpó de renovar la licencia a la aerolínea pese a la "infinidad de problemas" que atravesaba, y concluyó que la ministra Álvarez debía abandonar el Gobierno como responsable directa de lo sucedido.

"Air Madrid incumple, el Gobierno cumple", sintetizó Zapatero la crisis. El presidente insistió en que el Ejecutivo obró con diligencia y sugirió que los riesgos que presentaba la compañía eran muy elevados: "Había un problema de seguridad aérea, y cuando hablamos de seguridad de pasajeros en aviación, sabemos de lo que estamos hablando".

Zapatero ironizó sobre la inquietud que exhibió Rajoy por la suerte de los pasajeros, en su mayoría inmigrantes. Dijo alegrarse por la sensibilidad del líder del PP al recordarle que la mayoría de los afectados son "trabajadores que se han regularizado con el Gobierno socialista".

La Comisión Europea se interesó por la crisis y pidió a España información sobre las licencias y la seguridad de la aerolínea Air Madrid, a la vez que reclamó una solución "lo antes posible" para los pasajeros bloqueados por el cese de operaciones de la compañía. Un portavoz del Gobierno comunitario dijo que sigue "sigue muy de cerca" la situación creada tras la suspensión de la aerolínea.

Las autoridades españolas de Aviación Civil retiraron la pasada semana la licencia de vuelo a la aerolínea por no solucionar problemas en la seguridad de los aviones, lo que dejó en tierra a varias decenas de miles de personas que habían comprado sus billetes.

La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, dijo que el Gobierno está haciendo "todo lo humanamente posible" para ayudar a los clientes de la compañía. De visita oficial en Zaragoza, Jiménez resaltó la "solidaridad" del Ministerio de Fomento hacia los miles de clientes afectados y comentó que los distintos consulados que España tiene en los países iberoamericanos están revisando favorablemente los visados de las personas cuyos permisos para viajar a España han caducado o van a hacerlo sin que sus titulares puedan utilizarlos, al haberles dejado en tierra Air Madrid.