Caja Inmaculada (CAI) ha puesto en marcha un nuevo servicio de factura electrónica para profesionales autónomos, pymes y grandes empresas, según informaron fuentes de la entidad financiera en un comunicado.

La factura electrónica, que sustituye al documento físico en papel, permite alcanzar un ahorro de hasta 75 céntimos de euro por factura y ofrece todas las garantías legales y fiscales.

Otras de las ventajas que ofrece esta modalidad son que facilita el envío telemático de la factura entre proveedor y cliente, incorpora la firma electrónica para garantizar la autenticidad de las identidades y tiene plena validez frente a la Administración Tributaria.