En mayo del año pasado, Arento dio un nuevo paso en su política de verticalización para llegar al consumidor final al constituir, junto con Sirasa, Arento Industrias Cárnicas, una nueva sociedad dedicada a la transformación, elaboración y comercialización de productos cárnicos que permite, a través de la integración vertical de Arento, reforzar el compromiso cooperativo y que el valor generado por el sector agroalimentario permanezca en la comunidad. Arento Industrias Cárnicas también cuenta con el apoyo tecnológico de los antiguos socios de Cárnicas Ejea.

Una semana después, Arento y Harinas Porta anunciaban una alianza para crear el mayor grupo empresarial aragonés del sector de la molinería. Formada con capital íntegramente aragonés, Nutrigal tiene como actividad la transformación del trigo en sémola y harina, y su posterior comercialización a empresas industriales y artesanales. Durante el primer año, estaba previsto que la compañía transformara 170 millones de kilos de trigo y que la facturación fuera de 40 millones de euros. Comercializa sus productos a través de las marcas Harinas Porta, Lozano y Sémolas Cinco Villas.