La Casa Blanca, a través de su portavoz, Dana Perino, expresó su satisfacción por el anuncio de Arabia Saudí de que aumentará su producción de petróleo, aunque no se pronunció acerca del efecto sobre los precios de las gasolinas.