Medida drástica. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el cártel que controla en torno al 40% de la oferta mundial de crudo, decidirá hoy la retirada de al menos dos millones de barriles diarios, el mayor recorte de toda su historia. De hecho, si la medida es de esa envergadura, batirá un récord y pulverizará la reducción de 1,7 millones de barriles diarios acordada en marzo del año 1999, que entró en vigor el 1 de abril de ese mismo año.

El secretario general de la organización, Alí I. Naimi, afirmó ayer a su llegada a Orán (Argelia), donde se celebrará la 151 cumbre ministerial de la OPEP, que "habrá un recorte de cerca de dos millones de barriles diarios".

No obstante, no especificó si esta medida afectará solo a los países socios, que tienen fijada su última cuota pactada en 27,3 millones de barriles cada día, o si se sumarán a ella países productores que acudirán a la cumbre ministerial como invitados, pero que no forman parte del cártel, como es el caso de Rusia, Azerbaiyán, Omán y Siria.

Esta es la tercera vez que la OPEP se apresta a limitar sus suministros, después de decidir en septiembre pasado retirar del mercado medio millón de barriles que bombeaba por encima de la cuota que tenía pactada, y luego, a partir de noviembre, reducir ese techo de producción en 1,5 millones de barriles diarios.

Pero estas medidas, tomadas para frenar el desplome experimentado por el barril de petróleo, no sirvieron para mucho. "Nosotros siempre decimos que la OPEP sola no puede hacerlo todo, así que necesita la ayuda de los no-OPEP", dijo por su parte el ministro de Energía de Qatar, Abdulá bin Hamad Al Attiyá.