La Bolsa de Nueva York abrió con una clara tendencia al alza y el índice Dow Jones subía el 1,2% poco después de iniciarse la actividad, tras el anuncio de Bush de proporcionar una ayuda inmediata al sector del automóvil. Después de ese anuncio, las acciones de General Motors se revalorizaban más del 11%, hasta los 4,08 dólares y eran las que registraban un avance más firme entre las 30 empresas que componen el índice Dow Jones de Industriales. Las de Ford subieron un 6%.