La Caixa ha logrado en los nueve primeros meses del año capear la crisis económica y contener la morosidad en el 3,53%, frente a una mora media del sector financiero del 5,62%. Entre enero y septiembre, la entidad que preside Isidre Fainé ha ganado un total de 1.228 millones de euros, lo que representa un descenso del 12,9% frente a los nueve primeros meses del 2009. La caída del resultado se explica principalmente por el esfuerzo realizado para dotarse de un colchón contra posibles impagos. En este sentido, la caja ha realizado provisiones por un valor de 1.226 millones de euros, un 18,2% más que en el ejercicio anterior. Por lo que respecta a la cuenta de resultados, el margen que más ha sufrido durante este periodo es el de intereses, que se ha desplomado un 18,4% como consecuencia de las rebajas de los tipos de interés. El descenso del margen financiero, sin embargo, se ha compensado con un incremento de las comisiones netas, un 7,6%.