El Congreso aprueba hoy definitivamente la reforma de las pensiones, que eleva en dos años la edad legal de jubilación hasta los 67 y permite a los padres y madres trabajadores que hayan cuidado de sus hijos sumarse, uno de ellos, hasta cinco años de cotización.

Su elaboración y discusión ha sido ardua, pero rápida: el Gobierno la pactó con CCOO y UGT y la CEOE y CEPYME en enero, en marzo la aprobó en Consejo de Ministros y su tramitación parlamentaria finaliza hoy.

Entrará en vigor el 1 de enero del 2013, se aplicará de forma gradual hasta el 2027 y supone la sexta reforma o modificación que suma el sistema público de pensiones.

La elevación en dos años de la edad legal no se hará de golpe, sino en dos tramos: entre 2013 y 2018, y entre 2019 y 2027. En el primero se sumará un mes por año a la edad de jubilación exigida para cobrar toda la pensión, mientras que en el segundo tramo se añadirán dos meses por cada año. En 2013 se exigirán 65 años, en 2019 serán 65 años y 8 meses, y en 2027 los 67 años.