DECISIÓN NO SELECTIVA

El Banco Popular estimó ayer que la solución dada por el Gobierno al canje de preferentes, con una derrama al Fondo de Garantías de Depósitos (FGD) de hasta 2.000 millones, no debería haber implicado a las entidades que no generaron esta situación. Aunque consideró que si la decisión es útil para resolver el problema, "probablemente habría que haber adoptado soluciones que no implicasen a entidades que no generaron esta situación". En abril del 2012, el Popular realizó un canje de participaciones preferentes por bonos convertibles en acciones al que acudieron el 98,3% de los tenedores. En su oferta de recompra la entidad ofreció unos bonos con remuneración trimestral del 6,75% nominal anual a un plazo de seis años.