La planta embotelladora que Agua de Bronchales tiene en la localidad turolense de la Sierra de Albarracín sigue con paso firme un año después de que la empresa fuera adquirida por el grupo de alimentación Importaco, interproveedor de frutos secos de Mercadona. De hecho, la planta, que en el 2013 facturó 10 millones de euros, emplea a más de 40 personas.

El objetivo de Importaco es "potenciar el manantial y darle el máximo desarrollo posible", según informaron ayer fuentes de la compañía. El consejero de Presidencia de la DGA, Vicente Guillén, visitó ayer la embotelladora, fundada en el año 2002.

A finales del 2008, la planta amplió su línea de envasado, una iniciativa que supuso una inversión de 5 millones de euros financiada con la ayuda de la Sociedad para la Promoción y Desarrollo Empresarial de Teruel (SUMA Teruel).

Además de en las tiendas de Mercadona, Agua de Bronchales también se vende en otros mercados como el food service.