Zaragoza Los empleados de la planta de Lear de Épila volvieron a movilizarse ayer en defensa de sus trabajos. Esta vez llevaron a cabo una concentración en la plaza de España, en la que reclamaron la continuidad de la fábrica, que emplea a 330 personas y cuyo futuro está en el aire porque a partir del 2018 dejara de producir los asientos del Opel 'Corsa'. La empresa ha perdido este contrato, que supone el 80% de su carga de trabajo. El comité exigió ayer al grupo que, ante todo, clarifique la situación y busque soluciones. J. H. P.