Sigue el calvario para la cúpula de Volkswagen. Nueve meses después de su dimisión como máximo responsable de la principal potencia automovilística europea, Martin Winterkorn vuelve a estar en el centro de la polémica. La fiscalía de Braunschweig anunció ayer que abrirá una investigación contra el expresidente del grupo por haber manipulado el precio de las acciones de la compañía poco antes de que se destapase el caso dieselgate, el fraude masivo sobre emisiones de gases contaminantes de sus coches.

La justicia alemana se centrará ahora en estudiar si Winterkorn conocía la manipulación sistemática a la que eran sometidos los coches de Volkswagen y si mintió para evitar la repercusión del caso en el mercado. La fiscalía divulgó ayer en un comunicado que hay «indicios suficientes» de que Volkswagen incumplió su obligación de informar sobre los posibles efectos perjudiciales que el escándalo tendría sobre los valores financieros y la cotización de las acciones de la marca.

SUELDO / El lunes negro de Winterkorn se oscureció aún más después que el diario económico Handelsblatt informase de que su responsabilidad en el dieselgate le supondrá un coste de al menos 1,5 veces su sueldo anual, lo que se traduce en decenas de millones de euros. A pesar de su intento por apartarse del eco mediático que generó el escándalo, la imagen de Winterkorn se ha visto muy dañada durante estos últimos meses. Si en septiembre el hombre que dirigió Volkswagen durante ocho años remarcó que nunca había sido consciente de las malas prácticas, en marzo la propia empresa admitió ante las autoridades regulatorias que su jefe conocía desde mayo del 2014 la manipulación de vehículos de gasolina y diésel para falsificar sus emisiones contaminantes.

Volkswagen confesó que el fraude era conocido por parte de la cúpula y que se intentó maquillar pero hasta la fecha ha negado que la junta directiva mintiese a sus accionistas y que no les proporcionase información suficiente sobre el caso.

Varios accionistas han presentado demandas contra el fabricante automovilístico al considerar que se les informó cuando era demasiado tarde para reaccionar. H