La pandemia ha acelerado o permitido el proceso de digitalización de la economía. Es el futuro y el sector agroalimentario aragonés, uno de los pilares del PIB, lo sabe. La Lonja de Binéfar ya dejó en manos de la inteligencia artificial los precios de los alimentos, y ahora son los productores del mercado hortofrutícola los que apuestan por la app Consentio para dar salida a sus cultivos. Un 46% de los usuarios del 2020 de la plataforma digital se registraron durante la primera ola de la pandemia, lo que supuso «un impulso a la digitalización del sector agrícola en España», según el cofundador y CEO de la compañía, Benoit Vandevivere.

Del total de usuarios actuales de Consentio en España, un 36% se concentra en Andalucía, y por detrás, se sitúan la Comunidad Valenciana y Aragón, con un 17% --unos 50 productores-- y Murcia, con algo menos de un 10%. «Vemos que cuando nuestros clientes vienen de una zona productora suele tratarse de vendedores principalmente», comenta Vandevivere. Si bien la cifra de beneficiarios aragoneses puede parecer escasa, el CEO de Consentio explica que esa no es la realidad de la comunidad, y que muchos otros mercados son los que comercializan los productos aragoneses.

Vandevivere expresa que la llegada del covid-19 provocó que «la tecnología se dejara de presentar como un lujo y se convirtiera en una necesidad para el sector, lo que llevó tanto a productores como a supermercados a buscar una salida tecnológica para sus negocios que asegurara la posibilidad de continuar trabajando».

Agilizar la venta

Desde el inicio de su actividad, esta plataforma que se dedica a agilizar y optimizar el proceso de venta de productos del sector hortofrutícola y agroalimentario, ayuda a sus usuarios a «digitalizar los procesos de su explotación», de manera que «desde cualquier lugar el agricultor puede tener pleno control de su negocio, poner en el mercado las cosechas en curso o a futuro, y gestionar de forma muy sencilla la negociación de precios y la finalización de pedidos», añade el cofundador de la empresa.

Entre sus múltiples funciones, la herramienta permitirá que los productores aragoneses aumenten «la lealtad de los clientes y la compra media, porque está pensada para descubrir productos que quizás antes jamás habías vendido». «También para explorar mercados en los que antes los productores no se atrevían por el coste», apostilla Benoit Vandevivere. Además, la digitalización del sector, según Vandevivere, podría llevar a muchos jóvenes a regresar al campo. En la actualidad, según datos de la Comisión Europea, solo el 11% de los dueños de alguna explotación agrícola son menores de 40 años. No obstante, según el CEO de Consentio, «la tecnología es un factor en el que los jóvenes pueden innovar y que resulta atractivo, dado que hay muchas ayudas para impulsar su participación en el campo».

«Con el covid-19, el proceso de relevo generacional en el sector podría acelerarse en los próximos años», e incluso también el regreso a los lugares de origen, asegura el responsable de la plataforma.