El Gobierno asume ahora que debe aprobar medidas para rebajar el creciente precio de la cesta de la compra para las familias. El ministro de Agricultura, Luis Planas, ha manifestado este miércoles que "es lógico que actuemos sobre los precios alimentarios", mientras que un par de meses atrás consideraba contrario al "sentido común" la "posibilidad de fijar precios o indicarle precios a la distribución". Dicho cambio de criterio se produce después de que Pedro Sánchez avanzara un día antes medidas para "contener" los precios tras el acto institucional por la Constitución. Por su parte, la líder de Unidas Podemos en el Gobierno, Yolanda Díaz, ha aprovechado para redoblar su presión en esta materia y congelar también hipotecas.

"El Gobierno es perfectamente consciente de que todos los hogares y que todas las familias españolas, evidentemente en función de su nivel de renta, se ven afectadas por el precio de los alimentos, y por eso tenemos la instrucción y la encomienda del presidente del Gobierno de trabajar en buscar alguna medida o algunas medidas en relación concreta con el incremento de los precios alimentarios, estamos trabajando sobre sobre ello", ha afirmado este miércoles el ministro de Agricultura en una rueda de prensa conjunta con su homóloga portuguesa.

La coalición desencalla así esta pugna interna y negocia medidas -todavía por concretar- para rebajar lo que pagan los ciudadanos para llenar la cesta de la compra. Y lo hace a las puertas de Navidad, con el poder adquisitivo de la mayoría de familias bajo cero -los sueldos por convenio crecen tres veces por debajo que el IPC- y unos alimentos que, de media, se han encarecido el 15,4% en el último año.

"¿Quién paga esta crisis? Hay empresas que se están beneficiando. [...] Hay una traslación directísima de beneficios empresariales a las grandes distribuidoras de la alimentación de nuestro país, que es lo que explica que tengamos una subida del IPC en esta materia del 15,4%", ha afirmado la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, este miércoles en rueda de prensa, poco después de la del ministro de Agricultura.

Coto al alza de las hipotecas

Díaz ha aprovechado un acto con organizaciones de trabajadoras de la atención domiciliaria para redoblar la presión sobre su socio de coalición e introducir más medidas de contención de precios en el próximo paquete de ayudas del Gobierno. La también ministra de Trabajo pretende ampliar el perímetro de ese paquete e incluir cuestiones como la prórroga del tope del 2% sobre el incremento anual de precios de los alquileres o la congelación de las hipotecas, afectadas por el alza del euríbor. "Es evidente que si nos suben la cuota hipotecaria un 46%, con los salarios que tenemos en nuestro país es imposible", ha declarado.

Medidas como la fijación de unos precios máximos en productos esenciales de la cesta de la compra o la congelación o algún fondo de rescate para familias afectadas por el alza de los precios hipotecarios son dos demandas que Díaz recoge de los sindicatos. CCOO y UGT desde antes del verano vienen planteando -en el marco del pacto de rentas que de momento no ha cuajado- actuaciones del Ejecutivo de este tipo.

Las negociaciones en el seno del Ejecutivo están abiertas e internamente la coalición todavía debe delimitar la fórmula y el alcance de las nuevas medidas. En este sentido, Pedro Sánchez puso el foco ante la prensa tras los actos del día de la Constitución en las "clases medias y más vulnerables" y apuntó que está estudiando una iniciativa para "contener los precios de los alimentos". No mencionó el verbo "topar" que fue el utilizado inicialmente la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz en septiembre.

Un día después, Díaz no ha utilizado dicho verbo, si bien ha focalizado sobre los beneficios de las grandes distribuidoras. Unas distribuidoras con las que hasta ahora ha sido incapaz de llegar a un acuerdo para que fueran estas las que voluntariamente dispusieran una cesta de productos de primera necesidad rebajados.