El precio promedio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista bajará este sábado hasta los 57,04 euros por megavatio hora (MWh), lo que supone un descenso del 37,17% en comparación con los 90,78 euros/MWh de este viernes.

En la subasta, el precio medio de la luz en el mercado mayorista --el denominado 'pool'-- se situará este sábado en 58,89 euros/MWh. Por horas, el precio mínimo, de 37,76 euros, se dará entre las 15.00 y las 16.00 horas, mientras que el precio máximo se registrará entre las 20.00 y las 21.00 horas, cuando será de 111,56 euros.

A este precio del 'pool' se suma la compensación a las gasistas, que tiene que ser abonada por los consumidores beneficiarios de la medida, los consumidores de la tarifa regulada (PVPC) o los que, a pesar de estar en el mercado libre, tienen una tarifa indexada, que para este sábado se situará en -1,85 euros/MWh.

El precio medio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista entre el 1 y el 21 de enero de 2023 se sitúa en 70,45 euros/MWh, mientras que en el mismo periodo de 2022 era de 192,49 euros/MWh, es decir, casi tres veces más caro.

Un 31,81% menos

En ausencia del mecanismo de la excepción ibérica para topar el precio del gas para la generación de electricidad, el precio de la luz en España sería de media de unos 83,65 euros/MWh, lo que supone 26,61 euros/MWh más que con la compensación para los clientes de la tarifa regulada, que pagarán así un 31,81% menos de media.

El mecanismo ibérico, que entró en vigor el pasado 15 de junio, limita el precio del gas para la generación eléctrica a una media de 48,8 euros por MWh durante un periodo de doce meses, cubriendo así el próximo invierno, periodo en el que los precios de la energía son más caros. En concreto, la excepción ibérica fija una senda para el gas natural para generación de electricidad desde un precio de 40 euros/MWh en los seis meses iniciales, y posteriormente, un incremento mensual de cinco euros/MWh hasta la finalización de la medida.

Prórroga de la excepción ibérica

El Ejecutivo español quiere prolongar la excepción ibérica al menos hasta finales de 2024 con un tope similar al actual, de entre 45 y 50 euros por megavatio hora (MWh) y así lo ha trasladado a Bruselas. Sin embargo, la Comisión Europea ha trasladado a España y Portugal que la prórroga de la excepción ibérica no puede ir más allá de diciembre de 2023, fecha en la que expira el marco temporal de las iniciativas de apoyo por la guerra de Ucrania, por lo que mientras la Unión Europea (UE) no lo modifique, la prórroga del mecanismo debe atenerse a él.

Así se lo trasladó la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y para el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y al ministro de Medio Ambiente y Acción Climática de Portugal, Duarte Cordeiro, en su reunión de este miércoles, según han confirmado a EP fuentes diplomáticas.