El Servicio Público Estatal (SEPE) contempla varios tipos de prestaciones por desempleo para quienes pierden su trabajo de manera involuntaria. Es el caso del paro y del subsidio por insuficiencia de cotización. La duración de estas ayudas, así como sus requisitos, son muy distintas, y conviene conocerlas en detalle antes de inclinar la balanza hacia una de ellas.

En el caso del paro, el trabajador que haya cotizado durante un año puede optar a una prestación de 4 meses; el subsidio, por su parte, ofrece 480 euros mensuales durante 21 meses, siempre y cuando se haya cotizado un mínimo de 3 meses (con cargas familiares) o de 6 meses (sin cargas familiares).

En un primer momento, podría parecer que el subsidio es una opción más ventajosa, pero tal y como informa el portal 'Noticias de trabajo', existen ciertos requisitos que pueden tornar esta prestación menos favorable que el paro. Y en este artículo explicamos por qué.

Diferencias del paro y el subsidio por insuficiencia de cotización

Las personas desempleadas de manera involuntaria pueden acceder a una prestación contributiva cuando hayan cotizado al menos 360 días en los últimos 6 meses. En función del tiempo trabajado, la ayuda puede extenderse entre cuatro meses y dos años. Respecto a la cuantía, los primeros 180 días se cobrará el 70 % de la base reguladora y, a partir del día 181, el 60 % de dicha base.

Una vez agotada la prestación contributiva, la persona tiene la posibilidad de solicitar otros subsidios como el de ayuda familiar (480 euros durante 6 meses, con posibilidad de prorrogarse hasta 30 meses) o para mayores de 52 años (480 euros mensuales si se busca empleo de forma activa y no se tienen ingresos superiores al 75% del SMI). No obstante, cuando se agota el paro, no se puede tener acceso al subsidio por insuficiencia de cotización.

En el caso del subsidio por insuficiencia de cotización, el importe de la ayuda corresponde al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). En otras palabras, 480 euros al mes. Tiene una duración máxima de 21 meses, pero por contra no es posible acceder a ningún otro subsidio ordinario una vez agotada esta ayuda. Así, solo quedará la posibilidad de acudir a ayudas extraordinarias, como la renta activa de inserción (480 euros mensuales en periodos de 11 meses renovables hasta 3 veces, en total 33 meses).

Requisitos del subsidio por insuficiencia de cotización

Te puede interesar:

Para poder acceder al subsidio por insuficiencia de cotización es preciso cumplir con una serie de condiciones. En primer lugar, hallarse en situación de desempleo, estar inscrito como demandante de empleo y buscarlo de forma activa. Asimismo, como es necesario haber cotizado al menos 3 meses con cargas familiares (hijos menores de 26 años o mayores con discapacidad que carecen de rentas propias) o un mínimo 6 meses sin cargas familiares.

No obstante, no todos los desempleados pueden beneficiarse de esta ayuda, ya que existe una condición económica clave. Para poder optar al subsidio por insuficiencia de cotización es necesario no percibir rentas superiores al 75% del SMI, sin contar la parte proporcional de dos pagas extraordinarias. En 2023, este límite equivale a los 810 euros mensuales.