Tener la menstruación es algo tan natural como dormir o comer. No es nada de lo que avergonzarse o que hay que ocultar, sino que se trata de un proceso más del cuerpo de la mujer cuya aparición marca el paso de la infancia a la adolescencia. La regla, como se conoce en el lenguaje coloquial, ha sido durante décadas un tema tabú en la sociedad aunque cada vez lo es menos. 

Películas infantiles como Red que hablan del sangrado vaginal usando como metáfora un oso panda rojo o el debate generado en torno a las medidas de dar bajas laborales por dolor menstrual o reducir los impuestos de las compresas y los tampones, demuestran que la menstruación ha dejado de ser un tema oculto en la sociedad.

"Algunos falsos mitos en torno a la regla han caído en los últimos años pero otros todavía perduran"

La doctora Laura Baquedano, presidenta de la Sociedad Aragonesa de Ginecología, asegura que la menstruación «se está desmitificando», aunque no es una cosa de ahora sino que «ya llevamos con ello mucho tiempo», y a medida que la sociedad cambia, también lo hace la salud sexual.

Falsos mitos en torno a la regla

«Desde hace años, algunos mitos en torno a la regla han ido cayendo aunque otros todavía persisten», indica. La ginecóloga se refiere a esas ideas presentes en el imaginario popular pero sin base científica, como que "con la regla no te puedes bañar" o "no puedes cocinar algunos alimentos porque se echan a perder". 

Algunos de estos mitos ya no tienen cabida en la sociedad actual pero otros todavía perduran, a menudo "por una falta de educación sexual". Que los tampones y las copas menstruales causan infecciones, que no se pueden mantener relaciones sexuales cuando se tiene la regla o que si las tienes no puedes quedarte embarazada, son algunas de esas falsas creencias. 

La regla es un proceso natural con el que las mujeres conviven una vez al mes durante varios días. ISABEL INFANTES

Símbolo de impureza

La regla también ha sido y es vista por algunas culturas como «algo sucio o que hay que ocultar», reconoce la ginecóloga. Esta vergüenza hace que se hable de ella como el «periodo» o que cuando las mujeres van a cambiarse al baño en la oficina o el instituto escondan la compresa o el tampón como si fuera un delito. Incluso muchos de los anuncios de compresas que vemos en televisión utilizan un líquido azul para emular la sangre en lugar de rojo, como sería lo normal, dando una visión distorsionada de la menstruación.

La regla ha sido y es vista por algunas culturas como "algo sucio o que hay que ocultar"

«La regla es algo natural que debemos normalizar. Es cierto que la gente más mayor o de otras generaciones la escondía, pero esto afortunadamente no ocurre en la actualidad», asegura Baquedano, que señala que a la gente joven «no le cuesta nada» hablar sobre ella y cada vez es más habitual. 

Un ejemplo serían las medidas anunciadas por el gobierno dentro con respecto a la salud menstrual de la población, como dar bajas a las mujeres con reglas muy dolorosos o reducir el IVA de los productos de higiene femenina para el sangrado vaginal, algo que no se va hacer.

Dolores de regla

Según la presidenta de la Sociedad Aragonesa de Ginecología, muchas mujeres tienen reglas dolorosas, lo que se conoce como dismenorrea, con molestias leves o moderadas que normalmente se pasan con la toma de analgésicos. 

Los productos como compresas y tampones no tienen actualmente ninguna rebaja de impuestos. CARLOS MONTANYES

«Cuando una mujer tiene un dolor pélvico muy fuerte a causa de la regla, los médicos le dan la baja si lo necesita, no hay nada que lo impida actualmente», asegura la ginecóloga. Por otra parte, apunta que solo «un pequeño porcentaje de mujeres» tiene molestias importantes, que pueden deberse a enfermedades como la endiometrosis, que es la principal causa de dolor menstrual intenso.

Es normal sentir molestia pélvica cuando se tiene la regla, pero «cuando esta dificulta llevar una rutina normal, hay que consultar con un especialista», indica Baquedano e insiste en que «la menstruación es un proceso fisiológico natural del organismo de la mujer».

Una etapa de cambios

La edad habitual para la menarquia o primer sangrado vaginal se sitúa en torno a los 12 años. Se trata además de una etapa repleta de cambios hormonales, corporales y psíquicos, que puede resultar «abrumadora» para muchas jóvenes.

La edad habitual para la menarquia o primer sangrado vaginal se sitúa en torno a los 12 años

La ginecóloga recomienda "hablar con la familia y con el entorno y acudir a los profesionales sanitarios" si no se entiende lo que está pasando o si hay molestias graves que impiden llevar una rutina habitual. Además, a la hora de consultar información en internet sobre temas de salud sexual y reproductiva aconseja acudir a "fuentes fiables" para evitar falsos mitos o datos erróneos.

«La regla ya no es un tabú. Hoy nadie te va a tachar de nada por hablar de ella, y no se deberían permitir comentarios sexistas ni coacciones. No tiene que dar vergüenza hablar de ello ya que eso solo fomenta los miedos y dudas con respecto a la salud menstrual», concluye la especialista.