Cuando logras mirarte con sinceridad frente al espejo ¿qué sientes? Toma papel y lápiz, escribe cinco cosas que hayas conseguido y te hicieron bien el año pasado y felicítate. ¿Listo?, ¡enhorabuena!

Hay personas grises en esta vida que no son capaces de reconocer los esfuerzos que hacen. Bueno, también hay quienes no hacen ninguno, ¿conoces gente así? Dedicarse unos minutos y mirarse hacia adentro ayuda a sentirse mejor, eso sí, hazlo con cariño hacia ti.

Aprovechar un año nuevo te hace tomar aliento para afrontar nuevos cambios. Una de las cosas que se aprende desde la adolescencia hasta hacerse adulto, es que en la vida al final todo pasa y puedes volver a empezar. ¡Fuera culpas!

Me encanta escribir cosas que hice y no me gustaron, o me dieron mal resultado, o lo que es peor me hicieron mucho daño, ¿y sabes qué?, luego lo quemo. Quiero sentir que se esfuma de mi vida. Suelo quemar los papeles en una cacerola para no provocar accidentes en el marco de mi ventana abierta, para que se vaya todo de mi casa. Esta limpieza mental de quemar lo feo de mi vida y plantear cosas nuevas me ayuda a enfocarme en mí. Comenzó el 2023, y como acaba en tres, decidí enfocarme en ese número de cosas, si me pongo muchas a la vez me agobio y acabo no cumpliendo ninguna. ¡Y yo soy importante!

Uno: haré limpieza de personas

Tomé conciencia que muchas de las que tengo alrededor les importo un pimiento, o lo que es peor se aprovechan de mí. Me cansa la gente que dice que son amigos y luego tengo que hacer lo que les apetezca. ¿Qué se creen?, yo también sé pensar, sentir y reconocer qué cosas me hacen bien.

Dos: haré limpieza digital

Quitaré contactos de quienes casi ni conozco o me han hecho daño en algún momento. Aplicaciones, que o no me hacen bien o no las utilizo. Fotos, me quedaré con las de los buenos momentos, tengo miles para tirar. Y me prometo luchar por tener ratos con el móvil apagado, ¿cuál escogerías para no contar con el móvil? En 2022 me quité la costumbre de llevarlo al baño, este nuevo año no lo pondré en la mesa mientras como, ni tendré a mi lado mientras miro series. Me lo quitaré en esos momentos, me relajaré y disfrutaré de lo que estoy viendo. ¡Fuera móvil en unos momentos escogidos de mi vida, porque sé que puedo hacerlo!

Tres: mejorar mis estudios

Me cuesta mucho concentrarme, si cumplo mis dos metas anteriores estoy segura que lograré hacerlo. Después de todo me esforzaré por mí.

¿Y si me equivoco y no lo consigo? Me prometo no olvidar, escribirlo cuando queme mis próximos papelitos de limpieza mental. Aprendí que perdonarme es quererme, que nada ni nadie es más importante que yo. ¿Y tú, por dónde empezarás a quererte este nuevo año?