La privilegiada visita a un “espacio increíble” de los estudiantes del IES Río Gállego de Zaragoza

El alumnado conoce una biblioteca del siglo XVIII, un auténtico tesoro que "pertenece a todos los zaragozanos"

Los estudiantes, en un momento de la visita.

Los estudiantes, en un momento de la visita. / IES RÍO GÁLLEGO

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Los estudiantes del IES Río Gallego de Zaragoza realizaron antes de las fiestas del Pilar una visita a un lugar único dentro del patrimonio de Zaragoza: la Biblioteca Ildefonso Manuel Gil de la DPZ situada en la plaza de España. La bibliotecaria, Nerea, les dio la bienvenida a las instalaciones, repletas de libros, viejos incunables, facsímiles manuscritos, estanterías misteriosas de accesos imposibles, presencias fantasmales, estampas mágicas de tomos sobre medicina, brujería, ciencia-ficción, etc.

“Fue un viaje en el tiempo que terminó por hipnotizarnos, hasta el punto de regresar felices a la realidad a nuestro instituto”, comenta el profesor de Lengua Javier Gallego. “A ello ayudó el ambiente en las calles del centro de la ciudad, que les permitió disfrutar de una plaza del Pilar en ebullición, buen tiempo, y el privilegio de haber reabierto un espacio increíble”, añade. Y es que la pandemia había cerrado este desconocido lugar deciochesco, "que pertenece a todos los zaragozanos".

La presentación abrió el mundo de las mejores bibliotecas de la historia a ojos del alumnado. Desde los primeros soportes de piedra y arcilla, sus herederos de papiro, al que sucedería el lujoso pergamino de piel, hasta desembocar en los libros de papel, que hoy conviven con la lectura digital.

En definitiva, "merece la pena cuidar nuestros libros", opina Miguel, de 1º de ESO ‘A’. "Me ha gustado mucho. Ha sido lo mejor que he visto", añade Diego, compañero de curso. En 2º de ESO, al hacer balance de la experiencia, todo son elogios y deseos de repetir una salida como esta. Ylenia se pregunta: "Si en aquella época los libros eran valiosos como tesoros, y a algunos los adornaban con pan de oro... También para nosotros deben ser muy importantes".