El programa electoral del PSOE de cara a las elecciones del 23-J se compromete a impulsar la aprobación de un nuevo sistema de financiación autonómica "en el plazo máximo de un año", dentro de un modelo que impulse que la inversión del conjunto de las administraciones públicas en sanidad sea como mínimo del 7% del PIB; en educación, del 5% y en servicios sociales del 2% del PIB.

"El nuevo modelo reconocerá el mayor coste que determinadas variables - población, superficie, población protegida, insularidad…- provocan en la prestación de servicios y reforzará, igualmente, la corresponsabilidad fiscal como elemento indispensable de gobernanza, de manera que se eviten paradojas de propiciar renuncias a la capacidad fiscal propia, al tiempo que se reclaman más recursos al sistema", se afirma en el documento, en alusión a la llamada "competencia fiscal desleal". El PSOE se compromete a abordar en paralelo la reforma de la financiación local.

Impuestos a la banca, energéticas y grandes fortunas

En materia tributaria, el programa socialista apenas incorpora novedades. Frente a anteriores programas electorales socialistas, el documento adoptado por el PSOE de cara al 23-J renuncia a "aumentar con carácter general los impuestos" y aboga por lograr una mayor recaudación a partir de la lucha contra el fraude fiscal.

No obstante, se plantea mantener los impuestos a banca y energéticas "si se siguen produciendo beneficios extraordinarios". También se "evaluará" mantener el Impuesto Temporal de Solidaridad de las Grandes Fortunas más allá del 2023 dentro del debate más amplio de un nuevo modelo de financiación autonómica y del objetivo de acabar con la "competencia fiscal desleal" entre territorios.

El programa también se compromete a seguir avanzando en la fiscalidad verde bajo la premisa de "quien contamina paga", con medidas compensatorias, bien en la imposición directa o bien en las políticas de gasto, "para incentivar los cambios necesarios entra las clases media y trabajadora".

Como medida de rebaja fiscal, el PSOE se compromete a mejorar los incentivos por hijo y por dependencia y cuidados tanto en el IRPF como en las políticas de gasto. El documento habla de "una fiscalidad que ayude a la clase media y trabajadora en la crianza, el acceso a la vivienda, la movilidad sostenible, la eficiencia energética en los hogares o la adquisición de vehículos eléctricos" ya sea por la vía de la propia mejora de los servicios públicos "o de las transferencias directas en prestaciones".

En el ámbito de la empresa, los socialistas plantean impulsar una mejora de la fiscalidad de autónomos y pymes, aumentando los incentivos para impulsar su apuesta por la transición ecológica y digital.

Por último, el PSOE quiere lanzar una herramienta personalizada para que cada español sepa exactamente a qué se destinan los impuestos que paga, y así la ciudadanía puedan juzgar por sí mismos la importancia del pago de impuestos para sostener el estado de bienestar. Así, con el objetivo de seguir mejorando el cumplimiento de las obligaciones tributarias, la Agencia Tributaria desplegará un plan de información y asistencia integral a los contribuyentes, en el que la atención al ciudadano y la mejora de las comunicaciones administrativas constituirán una prioridad.