El Partido Popular ha ganado las elecciones generales en Andalucía con 25 escaños, diez más de los que obtuvo en las últimas generales, y se apunta su tercera victoria en la comunidad en un año, tras la mayoría absoluta de Juan Manuel Moreno y un pleno de poder en las municipales de mayo, con el gobierno de las ocho capitales andaluzas. Sin embargo, la victoria de los populares sabe amarga en una comunidad que es clave porque aporta 61 escaños al Congreso. Es el resultado “mínimo” que acariciaba el PP, que confiaba en volver a arrasar en Andalucía para llevar en volandas a Alberto Núñez Feijóo a Moncloa. Los socialistas empiezan a recuperar algo de terreno.

El PSOE retrocede de forma importante respecto a las últimas generales, obtiene 21 diputados, pierde cuatro escaños, pero empieza a ver la luz tras un año de derrota en derrota. Obtienen casi medio millón de votos más (480.695) que en las elecciones andaluzas de junio de 2022 y mejoran también sus votos respecto a las municipales (en alrededor de 63.000 votos). El PSOE ha hecho una campaña intensa, protagonizada por la candidata por Sevilla, María Jesús Montero y por el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Pedro Sánchez solo tuvo una incursión en la comunidad, en la precampaña, en su ciudad talismán, Dos Hermanas, donde anunció que volvería a presentarse a las primarias y puso en marcha su primera resurrección política.

Manejo de expectativas

El manejo de las expectativas es tan importante que la victoria del PP ha sabido amarga en el cuartel general de Juan Manuel Moreno, donde se llegaron a manejar encuestas que daban 30 diputados a los populares en Andalucía. El doble de lo que habían conseguido en las últimas generales en las urnas bhubiera sido una proeza pero se acarició ese número. El triunfo del PP este 23J recordó a lo ocurrido en 2012 con Javier Arenas, cuando por primera vez el PP tumbó al PSOE en las urnas pero no logró gobernar porque se quedó rozando la mayoría absoluta. El PP no logra repetir la victoria histórica que arrancó en las autonómicas en la provincia de Sevilla y en número de escaños PP y PSOE quedan en tablas en Huelva. Los de Moreno se imponen en el resto del mapa andaluz.

Hay voto prestado que fue al presidente andaluz en las autonómicas que ahora no han ido al PP. Respecto a las andaluzas y respecto a las municipales del pasado mayo, los populares andaluces caen en voto ligeramente (52.600 y 43.000 votos mirando a cada cita). El PP quería consolidar Andalucía como un granero de votos fundamental para su partido en la carrera hacia el Gobierno pero los socialistas han demostrado que son más correosos de lo que sus adversarios esperaban en el que un día fue su principal fortín en España. El PP se queda lejos de su mejor resultado en unas generales en Andalucía, con 33 escaños en 2011, cuando Mariano Rajoy obtuvo mayoría absoluta. El PSOE se aleja de su peor resultado en la comunidad, con 20 diputados en 2016.

Vox obtiene nueve diputados, tres menos de los que logró en 2019, cuando logró incluso adelantar a un PP débil en cuatro de las ocho provincias andaluzas. El partido de Santiago Abascal sigue perdiendo fuelle en Andalucía, donde irrumpió por primera vez en las instituciones en las andaluzas de 2018, aunque no se desploma. Su electorado es más fiel que el de otros partidos.

El partido de Yolanda Díaz logra seis escaños al Congreso desde Andalucía, consolidando el mismo resultado que obtuvieron Podemos e IU en las últimas generales. Sumar consigue escaños por Sevilla (2), Córdoba, Málaga, Granada y Cádiz. La secretaria general de Podemos en Andalucía, Martina Velarde, repetirá en el Congreso como número uno en la circunscripción granadina. En Cádiz, Adelante Andalucía, la formación andalucista de Teresa Rodríguez, no tendrá representación. Tampoco la obtiene Macarena Olona por Granada en su aventura con Caminando Juntos.