El Gancho, uno de los barrios más emblemáticos de Zaragoza celebra hoy La Carrera del Gancho, una propuesta artística de dinamización del barrio y participación social. No se llama "carrera" porque haya que correr para llegar el primero a una meta sino por la palabra aragonesa "calle", ya que, precisamente, se trata de llevar a la calle el trabajo que los vecinos llevan heciendo en diversos talleres desde junio y que culminará con la celebración de hoy.

En 2006 la propuesta de dinamización social, artística y comunitaria de la Carrera del Gancho se titula Mundos enganchados. Bosque de culturas y quiere mostrar la diversidad de mundos que en relación en El Gancho conforman un magnífico Bosque-Barrio de culturas.

Por la mañana, a partir de las 11, en las plazas de San Pablo, Santo Domingo y Cesaraugusto, tendrán lugar muestras de los Mundos Enganchados, abiertas a la participación de vecinos y visitantes que, junto con la muestra de Músicos Enganchad@s, mostrarán en Conde Aranda algunos de los espectáculos que podrán verse en el pasacalles de la tarde, que comienza a las ocho. A partir de esa hora, cada grupo desfilará con su propuesta particular, lo que ha estado preparando a lo largo de los meses de talleres, actividades, etc.

El pasacalles acabará en el parque San Pablo, donde se hará la fiesta o acto final, momento en el que los distintos grupos se fusionan, acaban "enganchándose". Se hará un plantado ritual de los árboles que simbolizan cada una de las culturas que convive en el Gancho y del gran árbol central que simboliza el barrio, ese "Bosque de Culturas". El colofón será una verbena en la con músicos de Pingaliraina y del barrio, donde se presentará la "Canción de la Carrera del Gancho".

Es una iniciativa impulsada por el Área de Acción Social y Educación del Ayuntamiento de Zaragoza, coordinada por la Fundación Federico Ozanam por medio del Club de Tiempo Libre Cadeneta con la dirección artística de Pingaliraina, y que además cuenta con el apoyo y la colaboración de este periódico. El objetivo de los organizadores es "partir de ese punto de alta autoestima colectiva para mostrar al barrio del Gancho como una realidad: un espacio humano en el que se dan cita culturas muy diversas, un microcosmos en el que conviven diversos mundos".

Esos "mundos" son las diversas generaciones, grupos humanos de diversa procedencia geográfica o cultural, de distintos estratos socioeconómicos, pero también quienes trabajan en él, los artistas, los vecinos de toda la vida y los nuevos, los visitantes, las asociaciones... La Carrera sirve para mostrar la riqueza de esa relación, de esa nueva identidad colectiva que se va creando. Esta actividad también forma parte de las acciones para impulsar el hermanamiento entre los vecinos del Barrio de Berlioz de Pau, en la región francesa de Aquitania, con los del Barrio del Gancho.

Los organizadores impulsan esta iniciativa mostrando una vez más que el trabajo coordinado de los distintos servicios municipales, junto a la iniciativa social integrada en el barrio culminan un proceso de dinamización sociocomunitaria de uno de los barrios más degradados de la ciudad, rompiendo así con los estereotipos más negativos que se asocian a esta zona de San Pablo.