Más ayuda, hasta alcanzar el 0,7%.

Ayuda desligada de intereses comerciales.

Políticas que contribuyan a erradicar la pobreza.

Cancelar la deuda de los países más pobres.

Deuda por desarrollo: invertir los recursos liberados por la cancelación de la deuda para alcanzar los Objetivos del Milenio.

Cambiar las normas del comercio internacional que privilegian a los ricos y a sus negocios.

Eliminar las subvenciones a la exportación que dañan a las comunidades rurales más pobres.

Proteger los servicios públicos de liberalizaciones y privatizaciones con el fin de asegurar los derechos a la alimentación, de acceso al agua potable y a medicamentos esenciales.

Favorecer el acceso a la tecnología por parte de los países menos desarrollados.