Discapacitados visuales, auditivos, intelectuales o físicos. A partir de ahora, Zaragoza se vuelve mucho más accesible para todos ellos. También para quienes lleguen como turistas. Y el Voluntariado por Zaragoza va a tener mucho que ver en que su visita sea plenamente satisfactoria.

Zaragoza Turismo pone en marcha desde hoy mismo el programa Zaragoza Accesible, visitas guiadas y adaptadas para las personas con cualquier tipo de discapacidad intelectual o física. Las visitas serán todos los sábados a las 12.00 horas, y durante noventa minutos recorrerán el Casco Histórico, la Basílica del Pilar y el Museo Pablo Gargallo.

La concejala de Turismo, Elena Allué, explica que "Zaragoza está dando un salto de calidad en todos sus servicios y en la atención al turista; creemos que es fundamental que la ciudad y su patrimonio sean accesibles a todos los turistas y zaragozanos, y estamos dando pasos muy importantes para lograr este objetivo".

Allué recordó que esta iniciativa se ha podido poner en marcha "gracias a la colaboración del Cermi (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad en Aragón) y del Voluntariado por Zaragoza" que, en palabras de la concejala, "cada vez nos hace más fácil el trabajo a los representantes municipales".

Desde el Cermi, también agradecen "que el voluntariado se haya preparado y formado para poder acompañar a personas con cualquier tipo de discapacidad". Y es que, como señala Gloria Chueca, coordinadora del grupo de voluntarios que asistió a la presentación del programa Zaragoza Accesible, "en el Cuerpo de Voluntariado siempre recibimos una formación específica antes de cualquier acción".

En este caso, según cuenta la coordinadora, "simplemente nos han enseñado a acercarnos a ellos y ofrecerles nuestra ayuda si la necesitan, sin forzarlos. Se trata de estar a su lado y marchar a su lado al paso que ellos quieran", añade.

Gloria apunta que "nosotros, en principio, lo único que tenemos que hacer es compañía a los turistas. Algunos vendrán ya acompañados, pero aquí vamos a estar nosotros para hacerlo con los que vengan solos. Podemos ayudar a los invidentes a caminar del brazo, con otros nos tocará empujar una silla de ruedas o, simplemente, acompañaremos a quienes así lo soliciten", explica, "y echaremos una mano a la guía de Zaragoza Turismo para que nadie se pierda del grupo".

El Voluntariado por Zaragoza continúa asimismo con su labor con otros colectivos de la ciudad, como los residentes de la Casa Amparo. Otros siguen participando en un estudio medioambiental a nivel europeo. Hay quienes han optado por colaborar en grandes eventos culturales o deportivos mientras otros colaboran con el propio cuerpo de voluntarios.

Gloria Chueca explica que el número de miembros que acuda cada sábado a las visitas "variará en función de las necesidades. Según la gente que haya apuntada nos llamarán para decirnos cuántos hacemos falta". Y es que el único requisito para participar en estas visitas guiadas es realizar una reserva previa, antes de las 13.00 horas del día anterior, en las oficinas municipales de turismo, on line o por teléfono.

Gloria se muestra "encantada" con la oportunidad de poder mostrar su ciudad a quienes vengan a conocerla, como ya han hecho muchos de sus compañeros voluntarios a través del programa Cicerones. Y más, tratándose de turistas que, normalmente, no tienen las mismas oportunidad de disfrutar plenamente de sus viajes por culpa de las barreras físicas, sensoriales o intelectuales que la sociedad les impone y que, a partir de ahora, en Zaragoza, serán menos barreras.