Los confinamientos y el distanciamiento social para tratar de contener al covid-19 están teniendo un tremendo impacto en casi todas las sociedades del mundo. Pero la peor parte se la están llevando las personas y comunidades más vulnerables, incluyendo a aquellas que participan en las cadenas de producción y suministro del comercio mundial, especialmente los pequeños productores y los trabajadores.

Las consecuencias de la pandemia están teniendo efectos devastadores en derechos tan básicos como el acceso de las personas a la alimentación. Y la pobreza y el hambre, a su vez, aumentan el riesgo del trabajo forzoso e infantil y la deforestación.

Este sábado, 8 de mayo, se celebra el Día Mundial del Comercio Justo. La Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS), principal impulsora de este movimiento en la comunidad autónoma, se ha sumado a la campaña ‘Reconstruyamos con justicia’, liderada en España por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. Su eje central es un manifiesto a favor de esta alternativa social y ecológica al mercado capitalista tradicional.

Esta iniciativa internacional, encabezada por la Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO, por sus siglas en inglés) y secundada por una alianza de organizaciones de todo el globo, reclama que la recuperación de la economía y el comercio en la era postcovid priorice los derechos humanos y la protección del planeta y se base en los valores del comercio justo y la economía solidaria.

Más de 200 organizaciones de toda España se han sumado ya a esta declaración, que se ha granjeado la adhesión de partidos políticos como Zaragoza en Común y Equo Los Verdes, y de representantes públicos como Inés Sabanés (Más País Verdes Equo), Juantxo López de Uralde (Unidas Podemos), Íñigo Errejón (Más País) y los europarlamentarios Miguel Urbán (Anticapitalistas) y Ernest Urtasun (Grupo de los Verdes). Todas las entidades que quieran apoyar el manifiesto pueden hacerlo en Comerciojusto.org.

Los firmantes del documento piden una transformación del modelo económico que disminuya las desigualdades sociales y frene la emergencia climática. Durante el Día Mundial del Comercio Justo, la ciudadanía podrá mostrar su apoyo a estas demandas en las redes sociales a través de la campaña #ReconstruyamosConJusticia.

Te puede interesar:

Entre las reivindicaciones a los gobiernos e instituciones expuestas en la declaración destacan las relativas al sector empresarial, como la necesidad de aprobar una legislación que garantice que todas las empresas respetan los derechos humanos, laborales y medioambientales a lo largo de todas sus cadenas de producción en cualquier parte del mundo. También solicitan que los programas públicos de apoyo a empresas estén disponibles solo para aquellas que cumplan con los principios rectores establecidos por Naciones Unidas y la OCDE sobre derechos esenciales, conducta fiscal responsable y compromisos con la igualdad de género y el clima.

En relación con la emergencia climática, las entidades exigen objetivos nacionales para reducir drásticamente las emisiones de CO2, que se cumplan los Acuerdos y un modelo agroeconómico que respete los límites del planeta. Por otro lado, solicitan incentivos fiscales para los productos de comercio justo, orgánicos y de empresas sociales. Quieren que la pandemia marque un punto de inflexión hacia otro modelo económico y comercial más equitativo y ecológico.