La segunda edición de Ningún hogar sin alimentos ha alcanzado el millón de euros recaudados en poco más de un mes. La Fundación la Caixa, en colaboración con CaixaBank, lanzó en abril la segunda edición de esta campaña a favor de los bancos de alimentos para paliar las consecuencias más extremas de la pandemia.

Estas organizaciones han registrado un incremento de la demanda de un 50% en el último año. Por eso, la fundación bancaria ha decidido doblar la cuantía actual y donará un millón de euros adicional. Esto sumará, por ahora, un total de dos millones de euros, que se distribuirán entre los 54 centros asociados a la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) para ayudar a las personas más afectadas por la pandemia.

Según la Fesbal, la demanda de ayuda aumentó en torno a un 50% tras la llegada del covid-19 y los bancos de alimentos atendieron a medio millón de personas más que el año anterior. En total, asistieron a 1.560.000 personas, de las cuales 360.847 eran niños de entre 0 y 14 años. En Aragón, los bancos de alimentos atendieron en el 2020 a 38.840 personas a través de 360 entidades. Por ello, la Fundación la Caixa, CaixaBank y la Fesbal hacen un llamamiento a las empresas y a la sociedad española para que continúen mostrando solidaridad con quienes más la necesitan.

«La crisis sanitaria empieza a remitir gracias a la vacuna, pero la emergencia social persiste. La ciudadanía ha respondido con generosidad a esta acción indispensable para que las familias más vulnerables tengan cubiertas sus necesidades básicas. Debemos hacer frente a esta situación ayudándonos unos a otros y, por ello, la Fundación la Caixa aporta un millón de euros más», ha anunciado su presidente, Isidro Fainé.

Comprometidas con la acción, miles de personas se han sumado ya al movimiento #NingúnHogarSinAlimentos, entre ellos, celebridades como el actor Antonio Banderas, la modelo Vanesa Lorenzo y el chef Ferran Adrià, que han contribuido a dar visibilidad a la iniciativa en las redes sociales, valorando el compromiso de los bancos de alimentos.

El año pasado, en la primera edición de Ningún hogar sin alimentos se recaudó, en pleno confinamiento, un total de 2,4 millones de euros, a los que también se sumó un millón adicional aportado por la Fundación la Caixa. Este importe sirvió para adquirir 3.600 toneladas de alimentos básicos, que se distribuyeron a la Fesbal para que se entregasen a quienes más lo necesitaban, a través de casi 8.000 entidades sociales colaboradoras. De esa recaudación, 109.498 euros fueron a parar a los bancos de alimentos de Aragón, que adquirieron 120,5 toneladas de comida.

A raíz de la pandemia, la Fesbal ha detectado que el perfil de las personas que acuden se ha ampliado. Ahora, quienes necesitan alimentos ya no son únicamente personas en situación de pobreza severa, sino también familias que antes de la crisis tenían rentas medias o bajas, y parejas jóvenes que han perdido sus empleos debido a los erte y ere a los que se han visto abocadas distintas empresas. Además, esta situación podría agravarse, según los bancos de alimentos, si no se produce un repunte en la recuperación económica.