El Comité Autonómico de Emergencias de Aragón destina más de 200.000 euros a tres iniciativas orientadas a la mejora de la situación sanitaria en la Franja de Gaza. Se trata, en todos los casos, de proyectos de naturaleza urgente, destinados a paliar la crisis sanitaria ocasionada por los últimos ataques armados de Israel en la zona. A esta convocatoria han respondido tres instituciones: la Diputación de Zaragoza, que aporta 100.000 euros; el Gobierno de Aragón, con 68.300, y el Ayuntamiento de Zaragoza, con 33.600 euros.

Estas tres administraciones aragonesas, así como el Ayuntamiento de Huesca, se han reunido este mes de julio con la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS), la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) y la oenegé aragonesa Arapaz. En el encuentro se presentaron seis proyectos, de los que finalmente se van a financiar tres.

Con la apertura de esta emergencia se persigue reforzar la realización de intervenciones quirúrgicas traumatológicas especializadas en coordinación con los hospitales de referencia; mejorar las instalaciones de agua y saneamiento y las condiciones higiénicas sanitarias; así como comprar material sanitario.

«Somos muy conscientes de la carencia que hay en materia de salud en la Franja de Gaza tras quince años de férreo bloqueo armado. Esperamos que de este modo podamos aportar nuestro granito de arena para ayudar a la población», destaca la diputada delegada de Solidaridad y Desarrollo Internacional de la Diputación de Zaragoza, Elena García Juango.

La institución provincial financia con 100.000 euros a Médicos del Mundo para gestionar el proyecto de ayuda humanitaria de emergencia denominado Contribuir a la reducción de las tasas de morbi-mortalidad entre las comunidades afectadas por la operación militar Guardián de las murallas en la franja de Gaza. Durante seis meses, se formará y reforzará a los equipos sanitarios encargados de cirugías traumatológicas.

El Gobierno de Aragón, por su parte, aporta 68.375 euros para el proyecto de recuperación de las instalaciones de agua y saneamiento y las condiciones higiénicas sanitarias que darán servicio a un centenar de familias en Beit Hanoun, una ciudad ubicada al noreste de la Franja de Gaza. Esta iniciativa, presentada por Asamblea de Cooperación por la Paz (ACPP), permitirá reemplazar las instalaciones de lavado destruidas, entre las que se incluyen lavabos, sillas de baño, grifos y mezcladores de agua o fregaderos de cocina, entre otros.

El Ayuntamiento de Zaragoza sufraga el proyecto de Cáritas Aragón Contribuir a mejorar la salud de las personas después de la guerra en Gaza, con un importe de 33.600 euros y una duración de cinco meses. Esta iniciativa beneficiará a 1.100 personas usuarias de las unidades móviles medicalizadas de Cáritas Jerusalén.

Esta activación del Comité Autonómico de Emergencias es la segunda realizada en lo que va de año. En la anterior, convocada el pasado 31 de mayo, se decidió dedicar 267.600 euros a nueve proyectos en India, Senegal, Líbano, Níger y Cisjordania, destinados a paliar la crisis sanitaria y económica ocasionada por la pandemia.