El pasado mes de mayo, en torno al Día contra la LGTBIfobia, la comunidad educativa de La Puebla de Alfindén decidió realizar unas jornadas de concienciación en el instituto de Secundaria. La entrada al edificio se adornó con un gran arco formado por banderas arcoíris.

Pero, al parecer, no todo el mundo estaba de acuerdo con la celebración de la diversidad afectivo sexual y de género en esta localidad cercana a Zaragoza. Y, al día siguiente de colocarlo, el emblema multicolor apareció quemado en una calle, como un reflejo de las faltas de respeto que también se produjeron de puertas adentro en el centro educativo.

En el Gobierno municipal, presidido por la socialista Ana Ceamanos, aquel suceso causó indignación. Y este verano ya tiene lista su respuesta: la exposición NuesTrans Vidas Importan, un proyecto interactivo que mezcla el arte de la ilustración con lo audiovisual, a través de las vivencias de quince personas trans en diferentes ámbitos personales, tales como el amor, las amistades, la familia, los estudios, el trabajo, el deporte o la infancia.

En la inauguración se habló de que «ahora, en los centros educativos, sí que se acoge a la gente trans. Pero aquí, en este instituto, yo no sé por qué, estamos yendo para atrás», lamentaba Susana Palomar, la concejala responsable de que la muestra haya recalado en La Puebla. «Hay problemas –reconoce-, y tenemos que intentar hacer lo que se pueda desde el ayuntamiento. Los derechos están ahí y no podemos retroceder ni un paso. Y no nos van a hacer retroceder, por lo menos, mientras nosotras sigamos al frente del consistorio».

En la apertura, la edila de Bienestar Social e Igualdad estuvo acompañada por Mar Cambrollé, presidenta de la Asociación Trans de Andalucía Sylvia Rivera y de la federación estatal Plataforma Trans; Erik García, presidente de Visión Trans y secretario general de la Plataforma Trans; y María Goikoetxea, directora del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM).

En alusión a lo ocurrido en el instituto, García comentó que «precisamente por eso, es importante que esta exposición esté aquí. Porque, quien sea presa de la desinformación o los prejuicios, tiene en ella una información vital para replantearse las cosas y entender que el respeto a la diversidad es lo natural». Y también para que «quien vive en el entorno rural se sienta cuidado y protegido».

La muestra, un proyecto de la asociación Sylvia Rivera que está girando por toda España, persigue enviar un mensaje de esperanza a toda la juventud trans y subrayar que es posible desarrollar todas las habilidades sociales, humanas y profesionales sin renunciar a ser uno mismo o una misma. Su objetivo es presentar referentes reales para naturalizar las vidas trans, con relatos positivos que sirvan para eliminar tópicos y borrar prejuicios.

Enormes viñetas con códigos QR que enlazan a vídeos se pueden visitar en el hall de la casa consistorial hasta el 25 de julio. Después, se trasladarán al centro de educación de adultos y, para el nuevo curso, al instituto. «Lo que más nos interesa es que llegue a la juventud», reconocía Palomar. «En este año de la ley trans estatal, aunque en Aragón ya la tenemos desde el 2018, creíamos interesante concienciar sobre el tema, dándole visibilidad para educar y formar porque, conociendo las cosas, las puedes entender mejor».

Por su parte, Goikoetxea destacó que la futura norma estatal supondrá «un paraguas estatal para todas las comunidades autónomas» en su defensa de los derechos de las personas trans. «Hacerlo es defender los derechos humanos. Por tanto, en un Estado democrático como el nuestro, son innegociables».

La responsable del IAM aseguró que «las mujeres trans, como el resto, tienen acceso a todos los recursos en el IAM. Es el instituto de todas, y no hay una sola mujer, estanca y única, sino que somos diversas. Y, cuanta más diversidad, mayor enriquecimiento; suma, en ningún caso resta o borra», declaró, enviando un velado mensaje a quienes, dentro de su propio partido, hasta hacía unos días habían estado bloqueando la tramitación del anteproyecto de ley trans del Ministerio de Igualdad de la podemista Irene Montero.

También se refirió a este bloqueo Mar Cambrollé. «Ningún avance ha estado exento de teorías apocalípticas por parte de gente contraria a la libertad, la diversidad, la pluralidad y la democracia, pues también eso forma parte del ser humano», lamentó. «Ya ocurrió con el divorcio, el aborto o el matrimonio igualitario. Y lo que ha demostrado la experiencia democrática en España es que los avances no restan derechos a quien ya los tiene, se los amplían a quien no los tiene. No obligan, pero garantizan».

Aunque esta vez, sostuvo la presidenta de la Plataforma Trans, «hemos ganado la batalla, después de esa oposición tan férrea contra la autodeterminación liderada por la exvicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo. Algún día incluso tendrá que pedir perdón por situarnos en la diana con algunas de sus palabras, como que las identidades trans ponen en peligro las del resto de los 47 millones de españoles. Es para hacérselo revisar».